Germán Chiaraviglio: “Volver a entrenar fue un gran alivio”

El finalista en los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016 y en el Mundial de Beijing 2015. Germán Chiaraviglio, manifestó su entusiasmo por la vuelta a la actividad. Para el atleta fueron tres meses sin poder trabajar con normalidad por debido a la suspensión por el aislamiento.

El atleta santafesino Germán Chiaraviglio, finalista en los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016 y en el Mundial de Beijing 2015 en salto con garrocha, admitió que retomar los entrenamientos “fue un gran alivio” luego de tres meses de inactividad por la pandemia de coronavirus y reconoció que “una de las cosas más difíciles es no tener objetivos deportivos en el corto o mediano plazo”.

“Volver a entrenar fue un gran alivio. La ansiedad ahora está mucho mejor porque podemos canalizar las cuestiones emocionales a través del entrenamiento. Durante la cuarentena era más difícil porque no podía salir de casa y cada día que pasaba me costaba mantenerme motivado”, manifestó Chiraviglio que realiza su entrenamiento en Concordia, Entre Ríos.

“Para un atleta volver a entrenar es como que salga el sol. El frío del invierno, que es algo que nunca me gustó para entrenar, ahora me encanta. Te das cuenta que cuando te sacaron algo que te apasiona, al momento de poder hacerlo nuevamente, toma otro valor. Da mucha alegría”, explicó.

El atleta santafesino, de 32 años, se entrena desde el 20 de junio en la pista sintética del Centro de Desarrollo Deportivo del NEA de Concordia, Entre Ríos, bajo la supervisión de su entrenador Javier Benítez.

“Es una situación de a ratos normal y en algunos aspectos distinta. Tenemos horarios de entrenamiento establecidos donde vamos de a grupo de cinco personas como máximo. Y tenemos cuidados de distanciamiento y alcohol en gel para prevención”, detalló.

En otro tramo del diálogo, opinó sobre la postergación de los Juegos Olímpicos de Tokio para el 2021 por parte la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI) y el gobierno de Japón.

“Más que la postergación, me costó un poco la cancelación de todos los torneos. Quedarnos sin calendario fue lo que me desorientó un poco. Ahora ya lo vivo normal, aunque a veces pesa no tener certidumbres”, aseveró.

“Una de las cosas más difíciles es el no tener objetivos deportivos en el corto o mediano plazo. No hay a la vista torneos de acá a fin de año y es difícil entrenar día a día sin fecha certera de volver a competir”, puntualizó el atleta, quien será padre por primera vez, “una hermosa noticia en esta época con este contexto tan adverso”.

Al ser consultado sobre si durante la pandemia del coronavirus modificó su nivel de exigencia explicó: “Lo adapté. Trabajé emocionalmente con mi psicólogo para que afecte lo menos posible y pueda atravesar esta situación adaptando el nivel de expectativas a la coyuntura sabiendo que era algo temporal”.

“El mayor aprendizaje fue que me hizo reforzar el concepto de vivir en comunidad. Darnos el tiempo de alimentar los vínculos sociales siempre es una buena manera de aprender de esta pandemia”, concluyó Chiaraviglio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *