Juventud Unida festeja los siete años de su primer ascenso

Juventud Unida de Gualeguaychú logró ser protagonista en la B Nacional, pero previo a eso debió ganar dos ascensos. El primero, tal vez el más festejado, se dio hace siete años exactamente.

Un 21 de julio de 2013, en una fría tarde de domingo, Juventud Unida le ganó como local a 9 de Julio de Morteros 1 a 0, con gol de Juan José Weissen y logró el ansiado ascenso al Torneo Argentino A.

Las páginas doradas de Juventud Unida, en el plano nacional, se comenzaron a escribir hace siete años. Una tarde helada como inolvidable, en el estadio de La Vía, el conjunto conducido por el Beto Acosta logró lo que se le había negado tres semanas atrás en Resistencia, en una definición recordada y manchada por el arbitraje del catamarqueño Juan Jerónimo Toledo.

“El fútbol siempre da revancha” dicen los protagonistas una vez que logran asimilar una desgracia “deportiva”, como perder una final. Y eso es lo que le sucedió a Juventud Unida, dado que tras quedar en las puertas del ascenso en la capital chaqueña, se le presentó una última oportunidad para pegar el salto de categoría.

La instancia por el cuarto ascenso al Torneo Argentino A fue un mini torneo, en el cual Juventud Unida eliminó primeramente a Gimnasia y Esgrima de Mendoza, al vencerlo 2-0. Luego dejo sin chances a San Martín de Formosa, a quien superó de visitante 2-1, para llegar a la definición  ante  9 de Julio de Morteros.

La final se jugó en el estadio Decano y los dos llegaban a ese partido con los mismos puntos acumulados, es decir que si persistía la igualdad en los 90 minutos reglamentarios, había que recurrir a los penales.

Juventud y el fútbol departamental estaban frente a una posibilidad histórica, por eso la cancha estuvo abarrotada de gente. Pese a que la temperatura marcaba escasísimos grados, pero el frio polar poco le importó a los que fueron testigos. Una tarde que quedará grabada a fuego en los que tuvieron la posibilidad de asistir a esa final: plantel decano, dirigentes, periodistas, hinchas, espectadores o quien sea.

Encima, el trámite del partido regaló ese tinte dramático; parejo, disputado, cerrado y con un desenlace emotivo. Ya que cuando parecía que la historia se encaminaba a la definición por penales, llegó el tan ansiado gol que hizo estallar todas las gargantas presentes en La Vía.

El tanto (uno de los dos más gritado en la historia de Juventud Unida) se dio a los 40 minutos de la parte final. Fue cuando Gonzalo Rodríguez aprovechó un error de Montiel, recuperó el balón cerca del área de Morteros y mandó un centro preciso para que Juani Weissen se anticipe a todos. De cabeza el delantero la puso junto a un palo y desató así el delirio poca veces visto.

Los últimos minutos se vivieron con mucha ansiedad y con nerviosismo lógico, pero cuando llegó el pitazo final del árbitro, se desató el festejo y un mar de lágrimas –todas de emoción- dentro del campo de juego. Esto significó uno de los hitos más importantes en la historia del deporte de Gualeguaychú.

Síntesis

Juventud Unida (1)

E. Rébora; G. Salas, M. Marchesini, C. Wernly, F. López; C. Fornillo, J. Sánchez, G. Rodríguez, F. Pereyra; I. Bonzi y J. J. Weissen. DT: Norberto Acosta

9 de Julio (0)

G. González; I. Pratto, P. Mandrile, J. Figueroa, N. Montiel; R. Grasso, F. Argañaraz, R. Luna; F. Avecedo, E. Carballo y S. Sánchez. DT: Gaido-Bergantiños.

Cancha: Juventud Unida

Árbitro: Roque Narváez (Mar del Plata)

Goles: 40’ ST Juan José Weissen (JU)

Cambios: A. Erpen x I. Bonzi, F. Fiorotto x G. Salas (JU) W. Wassinger x F. Acevedo, M. Lapalma x R. Luna, A. Peruchini x R. Grasso (9J)

FUENTE: Diario El Argentino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *