Del éxito rotundo a la incertidumbre total

Al igual que otros rubros, los exitosos complejos de canchas de Fútbol 5 también pasan por un momento más que delicado. Esto debido a que desde su cierre por la pandemia, no han podido generar ingresos, ni tampoco saben cuándo podrán volver a abrir sus puertas para trabajar. Incluso, no parecería ser posible que la apertura sea pronto, pese a que todos los fanáticos esperan con ansias la vuelta.

Matías Quinteros, paranaense de 29 años, es dueño de “Metagol F5”, un complejo de canchas de fútbol y hockey sobre césped. Este se encuentra ubicado en la Ruta 12 y calle Guido Marizza, en el ingreso a la ciudad de San Benito. Él y sus colegas esperan una solución para poder salir adelante de esta difícil situación donde varios ya han tenido que cerrar definitivamente. Como le sucedió a casi todos los trabajadores, Matías nos cuenta cómo tuvo que reconvertirse para hacer frente a esta crisis.

Por: Antonella Toso Gemelli

-¿Cómo y por qué empezaste con este proyecto?

-Empecé porque siempre me gustó, consumo todo lo que es deporte y más que nada el fútbol. Era algo pendiente y siempre está bueno trabajar en estos ámbitos donde ronda la buena energía, donde la gente se va a desconectar un rato de toda la semana. A pasar un buen momento, se junta con sus amigos y comparte charlas.

-¿Con qué servicios cuenta Metagol?

– En el complejo los servicios que tenemos son vestuarios y dos duchas tanto de hombres como de mujeres. Tenemos una cantina donde también les brindamos el servicio de cocinarles sin ningún costo, mesas y cubiertos. Contamos con un espacio cerrado y uno abierto, como un patio cervecero y un salón grande. Las canchas son de fútbol y de hockey porque el césped se puede utilizar para ambas cosas. Además se alquila para cumpleaños.

-¿Cómo era su funcionamiento antes de la pandemia?

– Los horarios antes de la pandemia, casi siempre arrancaban después de las 18 horas hasta la medianoche más o menos. Funcionaba muy bien, habíamos tenido una muy buena temporada de verano y ya habíamos implementado una escuelita de fútbol. Estaba a las 17 horas, la cual era mía y de un profe de San Benito, se llamaba Il Calcio. También contábamos con muchísima actividad de fútbol femenino en el complejo; tres veces por semana competían chicas, y chicos que iban a jugar al hockey. Incluso en la escuelita teníamos participación de mujeres.

Complejo Mategol de Matías Quinteros
-¿Es tu principal o único ingreso? ¿Tenés otro trabajo o estás estudiando?

– El complejo era mi principal ingreso pero con la pandemia tuvimos que reinventarnos. Soy gestor del automotor así que me volví a dedicar a eso y arranqué con un emprendimiento de venta de cerveza artesanal que es del tío de mi pareja.

-¿Qué gastos tenés que afrontar cotidianamente en el complejo?

– Los gastos que hay que seguir afrontando son del monotributo, ingresos brutos, luz, agua, impuestos inmobiliarios. En el caso de la Municipalidad de San Benito, si presentas como un amparo te cubre la parte de sus impuestos. El seguro también hay que seguir pagándolo porque te cubre por robo o cualquier accidente que pueda pasar. Lo que se suspendió fue la ambulancia y los servicios de emergencias que debemos tener.

-¿Recibiste alguna colaboración por parte del Estado para poder sobrellevar los gastos?

– Colaboración del Estado, por el momento, ninguna. Sí salió un crédito a tasa cero, el cual después se empezaba a pagar a los seis meses y hasta en 18 cuotas. Yo no lo pedí por el simple hecho de que, obviamente, para lo único que servía era para pagar impuestos, los cuales no estoy pagando. Así que decidí no hacerme de ese crédito porque después iba a tener que devolverlo y aunque fuese a tasa cero, tenía un pequeño interés, de pedir 150.000, tenías que devolver 160.000 en 18 cuotas después de los seis meses. Pero de todos modos, no quería meterme en cuentas. En mi caso, empleados no tengo y eso fue una ventaja. Igualmente los sueldos de ellos, por lo que sé de algunos colegas, el Estado les cubrió la mitad y la otra mitad debía abonarla el propietario.

-¿Cómo es tu situación en este contexto respecto al complejo? ¿Cómo y qué haces para mantener las canchas en condiciones?

– En contexto de la pandemia, se puede decir que, en mi caso al ser propietario del complejo, no tenemos que pagar un alquiler entonces eso te da una cierta flexibilidad. Pero, teniendo en cuenta que fuimos los primeros en cerrar, que hace más de 150 días que no podemos abrir las puertas y no podemos generar trabajo, la llevamos con algunos ahorros y los trabajos que comenté anteriormente, supimos reinventarnos. Y respecto a las canchas, sí necesitan un mantenimiento mínimo. Cada seis meses se le tiene que echar arena y pasarle como una escoba para que el césped se levante y la arena se meta dentro para no gastar el pasto.

-¿Estás en conocimiento de algún protocolo que pueda establecerse para una posible apertura? ¿Cómo sería?

– Hay un protocolo que está en pleno conocimiento y que se presentó en la Municipalidad de Paraná, aún no lo presenté en la de San Benito. Establece que las personas deben llegar por separado, ya cambiados. Al entrar se los desinfecta e higieniza mediante un rociador, tanto las zapatillas, los botines como las manos. Entran a la cancha, juegan y se van; no pueden quedarse, no pueden ir al baño, únicamente en un caso extremo. Se le da un tiempo al otro turno de aproximadamente 20 minutos para poder desinfectar la pelota, los arcos, zona de ingreso y egreso del equipo anterior. También se les toma la temperatura y se les haría firmar un papel donde queda en plena conciencia que no estuvo en contacto con nadie… pero básicamente es eso.

-¿Tenías proyectos de ampliación o mejoras antes de la pandemia?

– Teníamos proyectos de mejoras en el complejo. Estábamos por comprar proyectores para poder ver la Copa América y otras competencias que se acercaban ahora y que se suspendieron. Para mejor comodidad, se iban a poner dentro del salón para los post partidos.

-¿Qué opinas de la pandemia y de la cuarentena? ¿Comprendes el cierre hace meses y la no apertura de este tipo de actividades pese a los protocolos?

– De la pandemia opino que fue algo inesperado, de lo que no se tomó magnitud. En cuanto a la cuarentena, me pareció muy estricta desde su inicio. Creo que podríamos haber trabajado un poco más pero en base a los números de enfermos de hoy, parece ser que se la llevó bien. Pero también hay que ver el lado económico que ha destruido mucho y dejó a varios colegas en la calle. Somos partidarios de tener un grupo donde hay distintos complejos, tanto de la ciudad de Paraná, como de San Benito.  Lamentablemente hubo muchas personas que tuvieron que cerrar las puertas porque pagaban un alquiler. Viéndolo por ese lado, sí se hace muy difícil porque es demasiada la inversión y es mucho lo que se hace para lograr tenerlo. Al abrirse bares y otras cosas que parecen ilógicas, que no te dejen realizar una actividad es raro y cuesta comprenderlo. Son decisiones que no pasan por nosotros si no por la gente que está a cargo de eso.

-¿Qué esperas a futuro? ¿Crees que la gente va a concurrir a jugar en la misma cantidad o similar que antes de toda esta situación?

– Creo que la gente va a seguir concurriendo porque nos siguen mandando mensajes constantemente. Ellos quieren saber si nos habilitaron para poder ir a hacer deporte y salir un poco de este encierro. Así que esa es mi visión, creo que en el momento en el que podamos abrir, vamos a tener una fuerte demanda, así lo esperamos y seguramente vamos a estar preparados para ese momento.

Matías Quinteros, dueño de Metagol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *