“Siento que estoy en el punto justo y que el mejor técnico está por venir”

Marcelo Fuentes, el ex entrenador de Patronato, y su rotundo cambio a los 60 años de edad.

Dice que se apoyó en la psicología y en el asesoramiento del grupo empresarial que lo representa (Kingdom,) para mejorar en las relaciones humanas. El DT reconoce errores que tal vez opacaron su capacidad para armar procesos futbolísticos. En una extensa charla con ANÁLISIS, el entrenador radicado en Paraná, pero con contrato vigente en Juventud Unida Universitario de San Luis, analiza de manera exhaustiva su vínculo familiar, su pasado y presente deportivo.

-¿En qué momento de tu vida deportiva y personal te tomó la pandemia?

Marcelo Fuentes Mano a mano con Ezequiel Re.

-En lo deportivo nunca me había pasado de tener un equipo que gane tantos partidos seguidos. A veces se minimizan las cosas que pasan en las categorías de ascenso, pero en el Federal A conseguimos el 90 por ciento de resultados positivos y con el arco en cero. En diciembre tomé a Juventud Unida Universitario de San Luis en zona de descenso, junto a Olimpo de Bahía Blanca. Cuando empezó la pandemia, el 13 de marzo, y tras jugar con Villa Mitre -uno de los punteros-, quedamos dentro de los seis equipos que clasificaban por el ascenso. No sé qué pasará cuando se retome, si se retoma. En lo personal es el mejor momento de mi vida. Esta etapa de Covid-19, genera ansiedad y angustia porque nos despertarnos con el informe de salud para saber cuánta gente se contagió, o cuantas familias han perdido un familiar. Si yo no estaría en el mejor momento de mi vida, con el mejor punto de equilibrio y sintiendo que toda la vida puede que no haya sido la mejor de acá para atrás, estaría cargado de ansiedad y sería muy angustiante el día a día.

-¿Trabajaste para eso?

-Sí, yo lo cuento y lo recomiendo. Creo mucho en la psicología y vengo trabajando acerca de los puntos de equilibrio y la ansiedad, la elaboración de lo que es la vida vivida. Tengo 60 años y solamente recuerdo algún cumpleaños en mi casa con mi padre. Siempre había un plato de comida, pero un beso y un abrazo era muy difícil. Tuve la posibilidad de elaborar esos aspectos; eso me hace ver que cometí muchos errores, pero que también lo mejor de la vida puede estar por venir.

-Mucha gente a los 60 años, podría estar pensando en la depresión, pero se te ve con muchas ganas, ambicionando una gran calidad de vida.

-Yo no dirigí Primera División A, pero siento que entreno los equipos pensando que ese proceso mío es de Primera División. Para graficar: en 1999 Alcides (Papaleo) y Tito (Miguel Hollman) me dieron la posibilidad de dirigir a Patronato, tras terminar el proyecto de trabajo con Gustavo (Alfaro 1998, en el Santo), que casi asciende (Fuentes era ayudante de campo). Yo tomé el desafío. Recuerdo que vivía en el Hotel Don Marcos, que lamentablemente cerró por esta pandemia. Y eso para mí era Primera División, pero no solamente eso; yo me fui tres años y medio a entrenar en canchas de tierra (a la Patagonia) y sentía que era Primera División.

Nota para: Análisis Digital. Próximamente la nota completa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *