De Rosario a Paraná persiguiendo su sueño deportivo

Mateo Komar (22), defensor central, llegó desde Rosario en 2017 persiguiendo su sueño de ser futbolista profesional. Patronato le abrió las puertas con 18 años y un futuro prometedor.

A principios de 2019 tuvo su primera citación con la Mayor para jugar un partido de Copa Argentina frente a Dock Sud, donde fue al banco de suplentes. Meses más tarde logró firmar su primer contrato y ser convocado para realizar la pretemporada junto a la Primera División del club rojinegro.

De familia futbolera, su padre un amante del deporte y su hermano, Juan Cruz, ex jugador de Boca y actualmente en Talleres de Córdoba. El fútbol no le permitió continuar con su carrera universitaria aunque sigue preparándose en inglés. El siguiente paso es volver a entrenar después de varios meses y estar listo para cuando le toque debutar en la Liga Profesional que arrancará, con suerte, a fines de septiembre.

Por Antonella Toso Gemelli

 -¿Cómo fueron tus inicios en el fútbol?

Komar

-Mi papá es profesor de educación física y amante del fútbol y siempre tanto a mí como a mis hermanos nos intentó llevar por el lado del deporte. Desde muy chiquitos ya jugábamos al fútbol. En Rosario arranqué a jugar en el Club Renato Cesarini, después en Novena categoría pasé a Rosario Central donde hice casi todas las inferiores hasta Quinta inclusive y ahí me vine a Patronato.

-¿Pudiste continuar con tu carrera universitaria pese a jugar al fútbol?

-Estudiaba Comunicación Social. Al principio fue viable y después se me empezó a complicar por el tema de horarios porque mientras más arriba escalas en el fútbol, más disponibilidad horaria se le dedica. Hay que estar disponible para un entrenamiento a la mañana, al mediodía o a la tarde, para un partido o para un viaje, entonces por ese lado se me hizo difícil y no pude hacer una carrera universitaria. Pero estoy estudiando inglés en un instituto

-¿Cuándo y cómo llegaste a Patronato? ¿Cómo es tu situación contractual con el club?

-Llegué a Patronato en 2017, a la edad de Cuarta División. Tenía 18 años y se dio a través de un intermediario. En el club tengo contrato hasta junio del año que viene.

-¿Cómo viviste el no poder entrenar ni competir normalmente por tanto tiempo? ¿Cómo fueron los entrenamientos durante la cuarentena?

-Obviamente que se sufrió, más que nada porque estamos acostumbrados a estar al aire libre y entrenar en una cancha todos los días. Y al verse afectado eso, fue duro la verdad. Atacó nuestra normalidad de estar siempre al aire libre y eso no se pudo reemplazar, no había manera de hacerlo. Los entrenamientos durante la cuarentena fueron en general muy básicos, con elementos caseros o lo que se podía hacer pero eran muy básicos.

-Se han visto varias lesiones en jugadores de Europa que regresan a competir después de meses sin hacerlo. Siendo que acá estuvieron el doble o más de tiempo sin entrenar y competir, ¿le tenés miedo a esas situaciones o cómo lo tomás?

-Creo que es algo que van a tener en cuenta los preparadores físicos. De acá a que se reanude el torneo, al parecer, falta un mes o mes y medio lo cual me parece el tiempo prudente y necesario para hacer una buena pretemporada y volver bien al ritmo. Esto no pasó en Europa, ellos creo que tuvieron tres semanas de entrenamiento y ya volvieron a competir y eso pudo haberles afectado físicamente.

-¿Qué sacrificios tuviste que hacer vos y/o tu familia para lograr ser futbolista profesional?

-Fue más que nada en la época de la adolescencia o a los 17-18 años. Por ahí en ese momento no nos damos cuenta del esfuerzo que hacemos y el que hacen nuestros padres o familias. Pero fue mucho más cuando me tuve que venir a Paraná y vivir solo, era la primera vez para mí y también el esfuerzo económico que hay detrás de la familia, obvio.

-¿Cómo fue tomar la decisión de venir a vivir a Paraná para jugar?

-No fue difícil tomar la decisión de venirme. Pero sí lo fue estando acá, acatar lo que había decidido yo mismo. Es complicado a la edad que me fui, que tampoco era tan chico pero era mi primera experiencia viviendo fuera de mi ciudad, lejos de mi familia, en un lugar y club que no conocía, con compañeros nuevos. Son todos cambios a los que hay que adaptarse y que en un primer momento, me costaron.

-¿Te arrepentís de alguna decisión que hayas tomado respecto al fútbol? ¿Tuviste algún momento en el que quisiste dejar el deporte?

-Eso es relativo porque nunca se sabe qué hubiese pasado si decidía otra cosa y tampoco sirve pensarlo porque son realidades que no existen. Puede ser que tenga algún arrepentimiento pero por cosas mínimas, no es que tenga alguna espina clavada. Momentos en los que quise dejar, sí. Son crisis que considero importantes porque te hacen dar cuenta del esfuerzo que estás haciendo. De alguna manera, superar esos momentos, esas dudas fortalecen tu deseo de seguir porque al ponerlo en duda, volvés a decidir qué querés y seguís adelante con el deporte.

-¿Cómo es la relación con tu hermano con respecto al fútbol siendo que ambos juegan en clubes de Primera, en la misma posición y país?

-Siempre fue muy buena, más aún teniendo la misma ocupación. Siempre me sirvió como consejero. En ese sentido es fácil tener una buena relación porque él está muy predispuesto a aconsejarme o escucharme.

-¿Creés que en esta temporada los chicos de reserva van a tener más posibilidades con la Primera siendo que no habrá descensos? ¿Personalmente, te sentís preparado para dar el salto?

-La verdad no lo sé, ojalá. Es una posibilidad aunque también está la prioridad del club de acá a dos temporadas, seguir teniendo un buen promedio. No es que se puede descuidar. Ojalá tengan más posibilidades los chicos pero también hay muchos jugadores muy buenos que vinieron ahora y pueden hacerlo muy bien. Personalmente, no sé si lo importante es sentirse preparado si no que, no se sabe cuándo va a llegar esa posibilidad. Como sentirse preparado, sí me siento pero es una respuesta que se da una vez que haya sucedido, cumpliendo con el rendimiento de esos primeros partidos en Primera.

-¿Cómo ves el nivel de los equipos de reserva en general? ¿Los clubes argentinos les dan chances a los chicos de juveniles o es mejor irse a jugar al exterior?

-En general el nivel de las reservas es muy bueno, son chicos muy jóvenes jugando a la par de otros más grandes y de algunos jugadores de Primera. Por lo cual me parece que tienen un gran nivel. Si en Argentina es más difícil jugar en Primera es porque hay un nivel de competitividad mucho más exigente y hay muchos jugadores buenos. No es que sea más fácil irse al exterior, si no que otros lugares son menos competitivos y por esa razón tal vez puede llegar a ser más simple.

-¿Qué opinás de que no haya descensos por algunas temporadas? ¿Puede favorecer al club o le quita el incentivo?

-En parte puede favorecer al club pero en cuanto a los futbolistas, no es tan bueno por el tema de que se le quita el incentivo. Algunos van a preferir irse a jugar al exterior porque incluso, puede ser que no se paguen los sueldos que se pagaban antes. Pero en cuanto al club, es probable que lo favorezca el hecho de que no haya descensos.

¿Estás ansioso por arrancar a entrenar? ¿Qué opinás de esta modalidad de entrenar por grupos, sin tener contacto, sin poder pasarse la pelota y demás?

-Sí, estoy ansioso por entrenar porque ya el cuerpo mismo te pide volver al rodaje, a la rutina de entrenar todos los días, de tener que exigirte y tener un buen rendimiento. En cuanto a la modalidad, obviamente que no es ideal pero es una nueva realidad que vivimos y tendremos que adaptarnos. No depende de nosotros así que habrá que hacerlo.

-¿Cómo te definirías como jugador?

-Algunas características que podrían definirme son el orden táctico, el juego aéreo y el primer pase, se podría decir.

-¿Qué objetivos tenés a corto plazo con el club?

-A corto plazo, obviamente fortalecerme en el plantel de Primera y de ahí en adelante hacer lo mejor posible.

-¿Quiénes son tus referentes en el fútbol?

-Del fútbol local he visto mucho a Alejandro “El Flaco” Donatti (San Lorenzo), la verdad me gusta mucho y del exterior, el uruguayo Diego Godín (Inter de Italia).

¿Cuáles son tus sueños deportivamente hablando? ¿En qué equipos deseas jugar?

-Sueño con vivir del fútbol, alguna vez salir campeón y principalmente, en este momento, asentarme en el club. El presente me lleva a desear jugar en Patronato, como primer deseo. Y después hay muchos clubes que me gustan, que me llaman la atención. Algún equipo grande de Brasil, Peñarol o Nacional de Uruguay y en Europa podría ser el Atlético Madrid o el Tottenham.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *