Chapuzón, la única escuela de natación para personas con discapacidad

Carlos Reynoso fue uno de los profesores de educación física que impulsó la natación adaptada en el Atlético Echagüe Club. La misma está cerca de cumplir 10 años, la única en la Región: “Ningún club trato de copiar la propuesta y necesitamos que siga en vigencia”, le comentó a MIRADOR ENTRE RÍOS.

GABRIEL OBELAR (para Mirador de Entre Ríos)

El deporte adaptado crece día a día en el país, mucho más por los diferentes programas que estimulan a las escuelas y clubes, a competir y participar, además de abrir el panorama a la inclusión.

Una de las personas que desde hace años lucha por el deporte adaptado y la inclusión, es Carlos Reynoso, profesor de Educación Físico, que desde el día que se recibió, comenzó a trabajar con personas con discapacidad en diferentes escuelas de Paraná y Santa Fe.

En la actualidad, además de su labor como docente, trabaja en el área de natación del Atlético Echagüe Club y hace ocho años que fundó la primera y hasta el momento, la única escuela de natación adaptada en la ciudad de Paraná y la Región, llamada “Chapuzón”.

“Estaba trabajando con un chico con síndrome de Down, de manera particular en la parte de natación. Con ese chico recorríamos todos los torneos de natación adaptada del país y así fue el inicio”, le narró “Caio” a Mirador.

CHAPUZÓN La escuela de natación adaptada no solo se destaca por el tiempo de vigencia, sino también porque es una de los pocos deportes adaptados que se encuentran en actividad en Paraná.

Al contar los inicios de este proyecto, Carlos contó: “Con la familia del chico con síndrome de Down, hicimos la propuesta para hacer un torneo en Echagüe y desde ahí, ininterrumpidamente, organizamos el torneo de natación para personas con discapacidad, llamado ‘Nadando Entre Ríos Solidario’. A la vez, comencé armar la escuela de natación adaptada, Chapuzón”.

“La escuela funciona en Echague desde 2012. Trabajamos con todas las discapacidad, sea sensorial ciegos, hipoacusicos y sordos, motoras e intelectuales. Logramos formar un grupo de profes, kinesiólogos y acompañantes terapéuticos, que han formado parte del equipo de trabajo de Chapuzón. Hasta donde sé, es la única escuela de natación adaptada que funciona en Paraná y en la región, como escuela propia del club”, agregó.

En ese aspecto, el “Negro” de calle 25 de Mayo, es la única institución que no alquila o presta sus instalaciones a escuelas especiales, sino que trabaja con ellos en la diaria: “Echague tiene la escuela de natación adapta, propia, institucionalizando el deporte dentro del club. En los clubes se

alquilan las instalaciones para que las escuelas especiales puedan hacer sus actividades, en este caso, esta escuela es una creación nuestra, pero del club, no depende de ningún organismo”.

NATACIÓN ADAPTADA Dentro de las consultas, acerca del porqué decidió inclinarse por la natación adaptada, Reynoso añadió: “Trabajar en el agua es muy beneficioso, desde diferentes puntos, sea social, terapéutico y de rehabilitación. El agua es un medio que tiene mucho beneficio para este grupo de personas que llegan por diferentes motivos”.

Por otra parte, mostró su malestar ante la ausencia de relevancia por parte de otros clubes: “No siempre es tenido en cuenta en los clubes y depende de los profesores, que por mérito propio, comienzan a trabajar de manera particular en piletas. No es una actividad que esté establecida en los clubes de la ciudad”.

“Lo nuestro apunta a lo social y deportivo, por lo que nuestras clases son grupales y vamos a competir a los torneos que funcionan en el país, por lo que tiene un componente social y divertido para los chicos, porque el viajar les genera placer, una autonomía e independencia respecto de su familia, muy importante”.

‘NADANDO ENTRE RÍOS SOLIDARIO’ Al igual que Chapuzón, el certamen de natación adaptada que se realiza en la capital entrerriana, está cerca de cumplir con el centenar de años, más allá de la poca difusión y conocimiento de la misma.

“Tenemos un grupo de padres que trabaja durante meses para que se pueda hacer. Llegamos a tener casi 300 personas en Paraná a disposición para trabajar, además de los participantes”, contó Carlos.

“Es algo que se sostuvo en el tiempo y que tiene una fecha fija en el calendario. Paraná, en natación adaptada, tiene su fecha fija. Formamos una sub comisión, que apoya la actividad y nos permite recaudar fondos para poder participar en los diferentes eventos de natación adaptada en el país. Somos una de las instituciones que en años anteriores tuvimos asistencia perfecta en todas las competencias”, expresó.

Frente a la consulta sobre el apoyo que reciben desde otras esferas, Reynoso apuntó: “No tenemos ningún tipo de ayuda del Estado, si tenemos el apoyo de la Municipalidad cuando se realiza el torneo de natación en Marzo, porque le damos comida y alojamiento a chicos de todo el país. Después, la escuela de natación funciona por el ingreso de los socios”.

DEPORTE ADAPTADO EN PARANA Dentro de la charla con Mirador, Reynoso habló de la falta de interés para con el deporte a personas con discapacidad en Paraná y alrededores: “Hay muy poco, con mucho por hacer”, señaló.

“Es la capital de la Provincia, hay muchas instituciones educativas y de rehabilitación que trabajan con personas con discapacidad y existe un gran número de personas con discapacidad. Al no haber una propuesta por parte de las instituciones deportivas y un mantenimiento desde el Estado para lograr que las actividades deportivas y artísticas se mantengan en el tiempo, lógicamente que las personas no van a ir a ningún lado”, agregó.

Por otra parte, resaltó: “Con la escuelita hace casi 10 años que estamos y ningún club intento copiar la propuesta. Seguimos luchando para poder mantener la actividad en vigencia. Hay muchos profesores capacitados y con mucha trayectoria que se pueden dedicar a esto, no de forma particular, sino abrir el abanico”.

Así mismo, surge un descargo: “Tampoco existe la apertura de la sociedad, el brindar un espacios para las personas con discapacidad en el deporte y tampoco está organizado ni reglamentado. Falta organización y apoyo desde los organismos y que se sostenga en el tiempo, no por cuestión de una gestión y se termine”.

“Lo nuestro se logró mantener en el tiempo por ser algo privado, que depende de profesores y de un club para que las personas con discapacidad puedan divertirse y recrearse”.

Por último, cerró: “Hay mucho por hacer y nos cuesta mantenernos y estabilizarnos a pesar de los años. La ayuda y el aporte de las instituciones nos vienen bien. Invitamos a los demás clubes para que inicien esta actividad para que todos tengan natación adaptada, que es un medio de inclusión e integración, como también de independencia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *