“El Gobierno solo nos encerró, sin dejarnos trabajar”

Gabriel Moine, encargado de Gimnasio Genesys, habló junto a Noticias a Diario de la situación que les toca volver afrontar, en el regreso de la ciudad a Fase 3: “Si son solo 15 días de aislamiento, lo podemos aguantar, más de eso, se complica”.

Paraná volvió días atrás a Fase 3 producto de la situación sanitaria por la propagación de COVID en la capital entrerriana, por lo que los bares, restaurantes y gimnasios, una vez más, debieron cerrar sus puertas.

Noticias a Diario se contactó con Gabriel Moine, encargado de Gimnasio Genesys, quién habló de este nuevo cierre: “Después de 5 meses abrimos hace un mes, trabajamos por suerte de muy buena manera y tuvimos, gracias a Dios, respuesta de los alumnos. Pudimos recaudar algo para saldar los meses que no trabajamos, lo que recaudamos es para pagar deudas, como muchos colegas”.

Frente a la consulta si hubo algún caso sospechoso en el gimnasio, Gabi señaló: “En este mes, nunca tuvimos algún caso sospechoso. Cumplimos con un riguroso protocolo y fue muy observado por inspectores del municipio y porque también firmamos una declaración jurada por toda las personas”.

“Nunca tuvimos casos y en la misma declaración jurada asume que en caso de sentir un síntoma antes o después de ir al gimnasio se tiene que informar al mismo gimnasio”.

Por otro lado, el encargado de Genesys, habló de lo que significó la reapertura y como golpeó este nuevo cierre: “Fue difícil reabrir, después de 5 meses, no estar trabajando o generando plata, los costos fueron muy cuesta arriba. Estamos en la cuerda floja y estos 15 días nuevamente cerrados, muchos colegas seguro van a quebrar. Tratamos de hacer clases online, pero no tenemos repercusión”.

“Si son solo 15 días, podemos aguantar, pero si se estira, la situación será muy complicada”.

A su vez, sobre las repercusiones de los clientes y alumnos, Moine indicó: “La reapertura tuvo muy buena repercusión, más allá de ser poca gente por turno, los clientes y alumnos respondieron de muy buena manera. Con el cierre, hubo un bajón muy grande, sintieron impotencia muchos de ellos, como también nosotros”.

En el final, fue crítico con las autoridades estatales y gubernamentales: “No tuvimos ninguna ayuda, nos siguieron cobrando impuestos, como hasta ahora. Tampoco hubo subsidios para aguantar alquileres o gastos diarios, que lo seguimos bancando nosotros. Las autoridades es encerrarnos y volver a trabajar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *