CERVILLA: “Los profesores de educación física no ocupamos el cargo que merecemos”

Logró ascender a Patronato al Torneo Argentino A (2008) y llevó a Atlético Paraná a la B Nacional (2014). Sin embargo su fuerte temperamento le jugó en contra y minimizó sus logros deportivos. En una charla con ANALISIS recuerda su trayectoria, da argumentos de los motivos de su cambio de actitud y si bien pretende volver a dirigir afirma que ese objetivo “no lo vuelve loco”. Además reclama lugares públicos que dice le pertenece a los profesionales de la salud y el deporte.

Ezequiel Re

Logro un recordado ascenso con Patronato y dos con Atlético Paraná. Es uno de los técnicos exitosos del fútbol de la zona y ni bien se inicia la charla, se desprende que no deja de capacitarse, está al tanto del mundo futbolístico y hasta se podría decir que debería ser un entrenador con trabajo. Pero está su historia paralela. La de los escándalos, como por ejemplo una pelea a golpes en un pasillo de vestuario con un entrenador y hasta un cruce pugilístico con un periodista. El tiempo ha pasado y el santotomesino Edgardo Cervilla reconoce esos aspectos en su carácter como los que le jugaron una mala pasada. Afirma en la siguiente nota que está dispuesto a hablar con aquellas personas con la que considera estuvo en falta y si bien no está ansioso por una nueva oportunidad, pretende volver a dirigir a algún equipo. En esta nota también habla de un aspecto que le cambió la forma de ver la vida.

-¿Cómo se caracteriza tu familia?

-Nací en Santo Tomé el 2 de septiembre de 1967. Mi núcleo familiar está compuesto por mi madre, padre fallecido y mis dos hermanas. Siempre viví ahí y estudié profesorado de Educación Física en el ISEF  Santa Fe. Me recibí y me fui a trabajar a Eldorado un año y luego Posadas por 8. Ahí me empiezo a vincular con el fútbol como preparador físico. Conozco a Carlos Roldán y Juan Echecopar en Guaraní Antonio Franco. Después tuve un pasaje por equipos locales. Siempre como preparador físico. En el año 1994 Juan Echecopar me llevó a trabajar de preparador físico a San Martín de San Juan. Luego me vuelvo a Santa Fe y Carlos Roldán me llama para ir a Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay donde trabajo tres años como preparador físico hasta que la relación con él queda ahí suelta. Posteriormente me llama Enrique Glezer (ex presidente fallecido) para asumir como director técnico de Gimnasia.

-¿Y qué pasó?

-Fue como juntar el agua con el aceite (se proponía una dupla técnica con Jorge Vendakis).

-¿Donde hiciste el curso de ATFA?

-En Santa Fe, en el año 89-90, paralelo justo con la culminación de mis estudios de nivel terciario.

-Ya tenías en mente ser director técnico…

-Sí, ya desde la época de estudiante yo tenía la vocación de ser entrenador.

-¿Jugaste al fútbol?

-Sí, jugué cuando era joven, en el equipo de mi ciudad Atenas de Santo Tomé.  Después tuve un pasaje por Colón de Santa Fe. Luego tuve un par de pruebas en Defensa y Justicia y en Unión. Fui wing izquierdo, me lesioné los meniscos a los 16 años. Tuve dos años para recuperarme. En esa época las cirugías no eran como las de ahora, eran cirugías grandes antiguas.  Cuando vuelvo me lesiono la otra rodilla y ahí decidí abandonar la práctica del futbol, diríamos como una ilusión profesional y dedicarme a canalizar la actividad física como otra vocación, y paralelo a eso la vocación a la dirección. Siendo de Colón probé en Unión porque tenía un compañero de Seguí (Entre Ríos), Rubén Bustos, un profesor de Educación Física muy amigo, que se quería probar ahí.  Jugaba en Cañadita Central. Quería probar en Unión, me insistió y lo acompañé. Metí tres goles y aparentemente quedaba, pero en la práctica siguiente me rompí los meniscos.

-¿Y cómo siguió tu trayectoria como entrenador?

-Estuve un año en San Martín de las Escobas, iba a seguir al otro año y me volví por cuestiones laborales. Un día leo en El Diario de Paraná que estaba buscando entrenador en Patronato (2007) y un amigo mío me insistió para que presente el currículum. Llamé por teléfono al club, quedé en acercarles mi carpeta y vine a verlo por el Argentino B (derrota de Patronato 5 a 2 ante Sportivo Las Parejas, miércoles por la noche) y asumo luego. Hablaron con varios entrenadores pero supongo que me eligieron a mí por la cuestión económica, porque no me conocían prácticamente. En la charla estuve con Tito Hollmann y Alcides Papaleo.

-¿Qué actividad haces en tiempos de Covid 19?

-Tratamos de seguir capacitándonos en lo que nos gusta que es el fútbol, actualizándonos con lo que podemos ver a través de las plataformas digitales y obviamente trabajando en lo mío que es la docencia como profesor de los tres niveles: primario, medio y superior.

-Por el parate sin la posibilidad de dirigir.

-Esta complicada la cuestión de dirigir. Después mi última salida que fue en Sportivo Belgrano de San Francisco (septiembre 2018, Federal A) se hizo difícil poder acceder nuevamente al círculo del fútbol. Hay pocos lugares y muchos entrenadores desocupados también.

-La Asociación de Técnicos del Fútbol Argentino (ATFA) históricamente no tuvo elecciones y de repente aparecen tres listas.

-ATFA tiene serias irregularidades. La aparición de Salvador Pasini (candidato oficialista) es irregular porque no forma parte de la comisión directiva. Acá evidentemente hay una movida política de parte de Victorio Nicolás Coco (actual secretario general). Con eso te estoy diciendo que para ese lado no voy. Nosotros en Santa Fe somos los referentes de la Lista 26 que lidera Ricardo Caruso Lombardi. El interior ha sido olvidado, pero  él fue el único que nos ha dado identidad y entidad al interior. Hay muchachos que la están pasando mal, que necesitan  reivindicaciones y que sean atendidos como corresponde. Un gremio que hace 35 años que no tiene elecciones es muy llamativo, un gremio que cuando se hace el párate de futbol no es convocado a la toma de decisiones. Fueron convocados los jugadores, los dirigentes y los árbitros, los únicos actores del fútbol que no fueron convocados son los entrenadores. Acá hay un contubernio, una connivencia entre Coco y lo que ha sido la dirigencia de AFA en la representación de los técnicos. Los técnicos nos quedamos sin trabajo y muchas veces nos quedamos sin cobrar más allá de los arreglos que tenemos que llegar para no tener que estar marcados con el dedo para no volver a dirigir. Tenemos muy poco respaldo en lo legal.  

Cuando decís que te estás capacitando quiere decir que el técnico todavía está. ¿Vas por alguna revancha en algún momento?

-Si obviamente, siempre tenemos las ganas, la intención, la adrenalina. Más que revancha es demostrarte a vos mismo que podes estar a la altura de las circunstancias, estar vigente, de plasmar una idea de juego. Tiene que ver con la vocación. Más allá de que yo quiera dirigir no me ha deprimido no poder hacerlo.  También me ha cambiado mucho una persona que conocí hace tres cuatro meses en lo cual se volvió una contención para mí. Encontré una compañera con la cuál puedo conversar algunas cuestiones porque yo soy muy cerrado, muy primitivo y antisocial. Ella me ha contenido y me ha cambiado algunas formas de ver las cosas.  Yo no soy padre y ella es madre, entonces me ha hecho ver las cosas de otra manera que son circunstancias de vida que no había pasado y ahora la óptica cambia, eso es un aspecto positivo que me ha pasado en este tiempo.  

-¿Después de Sportivo Belgrano tuviste un llamado?

-No. Tuve algunos sondeos pero, sinceramente, llamados reales no.

-¿Qué te produce que hoy Patronato juegue Liga Profesional, siendo que bajo tu dirección técnica se logró el ascenso al Argentino A 2008 iniciando el camino?

Me produce una alegría muy grande, mas allá de que uno se ha alejado de la institución. Hubo una serie de aciertos a nivel grupal general, donde conjugaron varios factores que hacen que se encaden los logros deportivos que ha tenido Patronato.

-¿Te dolió en su momento que no te den la continuidad para dirigir el Argentino A?

-Me dolió, seguramente yo he tenido algunas actitudes para que se haya dado una decisión para la no continuidad. Hubo decisiones equivocadas de parte de uno que hizo que se precipite la toma de decisiones.

-¿Qué errores marcarías desde tu punto de vista?

-Mi carácter me ha jugado en contra muchas veces, tuve rispideces. Hay anécdotas famosas, el día que molesto tiré dos pelotas afuera de la cancha y me fui. Son locuras que no hay que cometer. Choqué con dirigentes y jugadores por mi carácter fuerte.

El ex presidente de Patronato, José Gómez, dijo que fuiste uno de los mejores que tuvo la entidad, pero el problema era el trato.

Y claro. Trabajo en ese punto. Decir lo mismo pero de otra forma, con otro tipo de diálogo, mucho más fluido.  

-¿Qué cosas marcarías del periodismo y la dirigencia con los que por ahí te enfrentaste?

-No hay escuelas para formar dirigentes. Una de las grandes falencias. Los dirigentes muchas veces son gente que está vinculada al club por una cuestión afectiva, emocional y toman la posta de conducir los destinos del club y se van haciendo dirigentes a través de las circunstancias que van viviendo y van aprendiendo.  Muchas veces tiene que ver con cuestiones económicas, porque los deportes de alto rendimiento demandan una inversión económica. Hay una disyuntiva, el dirigente se va haciendo con el devenir de las cuestiones deportivas. A nivel periodismo por ahí vende más contar alguna infidencia que suceda dentro del seno del plantel, a lo mejor uno está disconforme y lo transmite en el lugar equivocado, y por ahí también es difícil tener equilibrio emocional para tener la autocrítica y aceptar la crítica de parte de la otra persona porque venimos presionados. Uno lo dice ahora que no está dentro del ámbito del fútbol y lo analiza más fríamente. Por ahí vemos que nos atacan y no es que nos ataquen sino que es su trabajo en realidad y nosotros en ese momento lo vemos como un ataque.

Más allá de todo te ha tocado lidiar con presupuestos bajos, niveles de jugadores que quizás no eran lo óptimo, los puliste. ¿Crees que no se te reconoció ese esfuerzo?

-Nosotros siempre lo hablamos con el Tati (Sebastián) Furios (su histórico preparador físico). Siempre trabajamos en condiciones bastante precarias en varios sentidos.  Sabíamos que los presupuestos estaban acotados. Y eso nos reivindica en función del trabajo puesto de manifiesto en la cancha. Lo que hacíamos y lográbamos, con esas precariedades o dificultades. Yo como entrenador me siento feliz de haber logrado eso. Yo fui por ejemplo a San Francisco y el club tenía muy buenas condiciones, un club para estar en otra categoría, y deportivamente me fue mal, y no tuvieron la paciencia que me tuvieron acá en Paraná.

-¿Cuánto tiempo estuviste en San Francisco?

-Estuve 5 partidos, con una pretemporada de 10 días y un partido de Copa Argentina con Gimnasia y Esgrima de La Plata. Después jugamos cuatro partidos en el Federal A y sacamos tres puntos, de doce. Uno como entrenador dice ´bueno aguantamos un tiempo más´, pero uno no está en la cabeza de los dirigentes.

-Casi mismo arranque negativo que en Patronato pero allí si te bancaron y ascendieron.

-Y bueno y no es casual que una de las instituciones esté en la Superliga (Patronato) y otra esté trabajando para salir del Federal A (Sportivo Belgrano).  Patronato es muy ordenado, es una institución modelo. También Atlético Paraná, pero ha tenido sus vaivenes en lo deportivo.

-Estás en momento de dura autocrítica.

Es como un karma que cargo porque todo el mundo me dice lo mismo. Todo el mundo me dice ´si vos no tuvieras ese carácter´. Yo también pienso en eso y me cuesta decir que tengo tres ascensos.

-Has discutido con varios jugadores, ¿te llaman algunos?

-Con el único que cortamos diálogo fue  con Sebastián Bértoli, pero después con la mayoría sí hablamos. Incluso hay reconocimientos personales vía mensajes. Reconocen que uno lo que busca es el beneficio común y si uno hace demasiado hincapié en determinadas cosas es para mejorar.

-¿Y con Bértoli por qué no?

-No se dio la chance ni la oportunidad. 

-¿Hubo algún motivo?

-Sí, una discusión y después nunca más charlamos. Me imagino que en algún momento tendremos una charla.

-¿Cómo lo ves ahora que es candidato a presidente de Patronato?

-El fue un ídolo de Patronato, referente de ascensos. Después asume una función política, que le ha dado la formación y carácter como dirigente, en lo social, en lo político y me imagino que en lo deportivo viviéndolo desde adentro. Me parece que en un momento en el club como en todos los ámbitos de la vida se va dar un cambio dirigencial por una cuestión generacional. Es un ex arquero que ha pasado por todas las categorías, ha sostenido con un montón de muchachos más a Patronato en la Superliga. Es decir creería que el conocimiento y el camino que le ha dado a la conducción política lo puede hacer un buen dirigente, siempre y cuando los socios lo elijan.  

-Volviendo a los ascensos, en un momento se complicó con Patronato (2008).

-Se dieron una serie de factores para lograrlo. Hubo una movida dirigencial muy importante y acertada de parte de los dirigentes de Patronato. Uno de los que motorizó esa movida fue el Bicho Gómez. En ese momento los dirigentes de plano respaldados por Tito Hollman y Alcides Papaleo. A nivel dirigencial fue una movida muy rápida, astuta, futbolera y pícara.  Nosotros tuvimos el desliz de perder de local con Atenas de Río Cuarto y eso nos ponía en una situación muy compleja. Teníamos que ir a definir una final. Y se dieron una serie de factores que bueno, el destino, el momento del club y se dieron circunstancias. Contra Douglas Haig Carucha (Víctor) Muller se fractura una muñeca en una pelota parada cuando se inició el partido y jugó 45 minutos fracturado. Después Ariel Gastaldi hace esa jugada con el Loco Marzo y ganamos. Factores que estaban indicando el ascenso. Creo que en ese partido ascendimos, más allá de los partidos finales con Central Córdoba.

-Y con Atlético Paraná da la sensación que fue mucho más sufrido con Unión de Villa Krause (sube al Argentino A) que con Patria de Formosa (asciende a la B Nacional).

-Tengo que poner una estampita de David Dri que hizo el gol de penal, en el último minuto y nos salvó. Obviamente si no ascendíamos seguramente me hubiese ido del club. Luego en la definiciones por penales (Damián) Serrano ataja tres, y había reemplazado a (Iván) Baigorria, arquero titular lesionado por pegarle a una puerta después del partido en San Juan.

-Con Sportivo Patria el equipo jugó muy bien en Formosa.

-Nosotros no habíamos ganado ningún partido de visitante. El único fue en la final. Pero el partido bisagra fue con Unión Aconquija (el plantel la pasó mal por hechos violentos en Catamarca).

 -Cuando empiezan a jugar la B Nacional (2015) se da la muerte de un futbolista del plantel (Cristian Patulo Gómez) en el partido ante Boca Unidos de Corrientes.

-Fue un hecho a nivel humano muy nocivo, yo me considero un tipo duro. Estando en el patio interno del Sanatorio de Corrientes traen la caja con los botines de él y me largué a llorar. Ahí me di cuenta que había fallecido. Era un buen muchacho y jugador, tenía una excelente relación con todo el plantel.

-Dirigiste a los dos equipos de la ciudad. ¿Más de Patronato o de Paraná?

Me siento un poco más de Atlético Paraná, porque ascender allí fue mucho más difícil, más luchado. Tal vez tuvimos más libertad para armar los equipos, más libertad para manejar. Nos dieron la conducción de todo lo deportivo, por ahí uno lo siente más afectivamente. Con Patronato me vinculo por recibir el cariño de los hinchas.

-¿Qué cosas cambiarías personalmente?

-Indudablemente el tema de las relaciones humanas es una cuestión a mejorar, es el punto neurálgico. Siempre hice hincapié en la perseverancia laboral, a mí me gusta trabajar en el campo así que eso lo seguiría reivindicando y mejorando continuamente. Lo mismo la forma de comunicación. Hay mil maneras de decir las cosas.

¿Pendiente al celular por algún llamado para volver a ruedo?

-Al principio sí. Supongo que a todos los entrenadores les debe suceder lo mismo.  Ahora pienso que pase cuando se tenga que dar. Y hay que ayudar para que suene el celular, conversando, acercando proyectos.

-Sos hincha de Colón, incluso en algún momento acompañaste una lista. ¿Cómo analizás el presente de la entidad?

-Se sigue sosteniendo. José Vignati fue un referente de Colón en un momento institucional muy crítico. Fue el que lo sacó del salvataje deportivo y económicamente le dio el aire suficiente como para que sea competitivo. Sin lugar a dudas puede haber un desgaste generacional. Se necesita un trabajo más multirelacionado con distintas áreas. Estuve en la final de la Sudamericana en Paraguay (2019) y no se supo capitalizar el marketing de 40.000 hinchas de visitantes en el exterior como para vender la marca, el producto. Nos quedamos con la imagen de la canción de Los Palmeras. Hace falta gente con otra visión. Lo de Germán Lerche (ex presidente) fue lamentable para Colón. En un momento tomó una serie de decisiones que con el correr del tiempo fueron desacertadas. Yo veo como un potable presidente, a Víctor Godano porque tuvo una gestión austera.

-¿Quién es Edgardo Cervilla?

-Tengo como mejor virtud la perseverancia, muy obstinado con el trabajo. Me acoplo al sistema de Marcelo Bielsa, no tanto al estilo juego pero sí en la forma de trabajo, en particularizar los entrenamientos, trabajar por líneas, tratar de tener un equipo agresivo es decir jugadores que se sientan ganadores más allá de las limitaciones técnicas futbolísticas.

Dirigentes en frases

Miguel Hollmann (presidente de Patronato): “Un dirigente que sin tener el carisma de tal se ha hecho dirigente de fútbol y yo calculo que ha aprendido muchísimo”.

José Gómez (ex presidente de Patronato): “Un dirigente muy astuto a la hora de la toma de decisiones deportivas”.

José Cáceres (ex presidente de Atlético Paraná): “Es gestor y mentor de una institución que en el ámbito del fútbol nacional y deportivo era desconocido. Y lo puso en el alto nivel. Un dirigente que para el futbol por ahí carece de malicia. Porque a veces tenés que tener eso para algún tipo de reclamos en AFA. Paraná ha sufrido un desgaste a lo mejor por la  falta de presupuesto económico”.

Fútbol en tiempos de Covid 19

-¿Como pararías un equipo de fútbol hoy en tiempos de pandemia?

-Cuesta mucho, hasta en niveles de Europa.  En el arranque de algunas Ligas vi primero que no había tanta intensidad. Recién ahora se está logrando. El entrenamiento no te lo da, sí los partidos oficiales. No es lo mismo entrenar en una plataforma virtual que en el campo de juego. Hay una realidad que es difícil manejar, porque hay que contextualizar día a día.

“Una lucha política que nos debemos”

-Sos crítico en relación a que los profesores de educación física no ocupan cargos hoy signados por la política.

-A mí me da vergüenza y muchas veces el reclamo que le hago a mis colegas es que nosotros no ocupamos el lugar de las toma de decisiones deportivas. No ocupamos los cargos que nos merecemos, que tenemos que tener. Por ejemplo la secretaria de Deportes de la Nación (Inés Arrondo), es una jugadora de hockey, no es una profesora especializada. Antes han sido jugadores de fútbol, nunca un profesor de Educación  Física. Acá más allá del elogio deportivo el secretario de Deportes de Entre Ríos, José Bicho Gómez es contador. Es un cargo político que después requiere de asesores, pero ese es el espacio que tenemos que reclamar nosotros los profesores. Es una lucha política que nos debemos.

-¿Qué pensas de la idea de no habilitar deportes por el Covid 19?

-Yo no soy infectólogo pero sí veo que hay muchas realidades que han cambiado por el sedentarismo y la falta de actividad deportiva.

Peleas y la puerta abierta al diálogo

Edgardo Cervilla dice que “cambiaría muchas cosas y estoy abierto a la posibilidad del diálogo”. Claro que en algunos casos la situación fue más allá que una discusión. En una oportunidad por cuestiones de rivalidad hubo un fuerte encontronazo con el DT Frank Kudelka. “Lo esperé en el túnel de la cancha de Patronato y hubo golpes”, rememora. El hecho no quedó ahí. “Luego fui a la casa”. También el suceso en un entrenamiento en cancha de Paraná donde se trenzó a golpes con un periodista. Hoy menciona “que dialogaría con estas personas, no tendría problemas”. Cervilla dice que está cambiando. El próximo club que tome, seguramente será el marco perfecto para transformar las relaciones humanas y pasarlas de la teoría a la práctica, buscando resaltar sus buenas cualidades para dirigir un equipo de fútbol.

FUENTE: Revista Análisis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *