Un club entrerriano a la deriva sin fútbol

En estos tiempos difíciles de pandemia que nos toca vivir, los clubes de Concordia obviamente que no son la excepción y están contra la espada y la pared. Las instituciones no encuentran soluciones, y menos rápidas, para salir del momento económico que viven. Pero el Club Salto Grande ha tenido una novedad impensada, o tal vez no tanto, de que todo el cuerpo de entrenadores de fútbol se ha ido de la institución.

Para encontrar los pormenores de por qué tomaron la determinación, la gente de Gol de Oro (por LT 15) entrevistó a Sebastián Garber, y este dijo lo siguiente: “Nos fuimos todos. Nos desvinculamos el día jueves (semana pasada) formalmente. Estábamos esperando una comunicación del club como para charlar. Porque desde que comenzó esta cuarentena, desde el primer día de la misma no hemos tenido comunicación con la comisión directiva, o con las dos personas o tres que manejan el club hoy. Nosotros, por parte del grupo de profes, siempre con propuestas hacia los chicos, e incluso hemos hecho zoom con Gago y con distintos jugadores, proponiendo cosas para trabajar en sus hogares, porque presencial no se podía. Pero muchas cosas han pasado durante la cuarentena. Y los motivos del alejamiento fueron por tres cosas bien claras: La primera es la incapacidad dirigencial. Las dos o tres personas que hoy están dirigiendo el club, un club hermoso que no está a la altura de estos dirigentes. Segundo es la soberbia tremenda. Nosotros el día jueves estuvimos allí y sentimos eso. El vicepresidente del club ni siquiera nos escuchaba, pues tomaba el celular y mandaba mensajes o audios, y nosotros estábamos hablando. Y la falta de apoyo a las disciplinas y a los valores, porque nosotros éramos formadores de valores. No se respetaron para nada acuerdos que teníamos desde el año pasado con estas dos personas. Y es una disciplina, como el fútbol que le dio, pues lo sabe todo el ambiente, una serie de ingresos al club y que ahora volverá a tener cuando se concrete la venta de Lucas Robertone, más lo que anteriormente lo que les ha ingresado. Pero destaco la falta de apoyo a esta disciplina en los últimos años, que hizo que todo el grupo se desgaste”, dijo el profe.

Sebastián Garber, a la izquierda, dialogando con la prensa de Concordia.

Luego siguió con su casi monólogo, agregando que “son cosas casi inentendibles. Todos quienes están en el ambiente del fútbol, dentro y fuera del club, saben lo que la hemos luchado para que la disciplina se mantenga, para que la misma siga siendo tan importante como lo es en Concordia y lo que marcó a nivel provincial y nacional con sus jugadores. Pero hay cosas que no podés seguir luchándolas y la realidad es esta que se vive ahora”.

Al consultársele sobre las dos o tres personas que menciona, se le pidió nombres, y expresó: “Hoy en día la comisión directiva pasa por esas dos personas y una secretaria, que apoya y está con ellos”.

Luego, la pregunta fue para el lado sobre el futuro de los jugadores de primera del club: “la verdad que no he tenido charlas con los jugadores de primera que estaban en el club. Les he comunicado mi desvinculación, la vez que hablé en grupo, mandándoles un mensaje a todos explicándole el motivo. Pero no sé qué decisión va a tomar el Club Salto Grande al respecto”, afirmó.

Los conductores radiales le hicieron saber a Garber que en una charla mantenida con esos directivos, les hicieron saber que el fútbol no estaba dentro de las prioridades del club, donde figuraban sí la Náutica, el Tenis y esta semana estarían habilitando la Natación. Pero Garber siguió enumerando cosas: “Once profes del club Salto Grande se han ido. También 600 socios y entonces al analizar esto uno se pregunta: “¿quiénes son los culpables?”, ¿somos los profes, los socios o la dirigencia? Y yo creo que si once profes se te van, si toda una subcomisión se te va, los delegados se te van, hay que hacer análisis y autocrítica”.

Al preguntársele sobre la actividad de los dirigentes, sobre si son empresarios o gente de otros deportes, Garber dijo “el Presidente trabaja en CTM y el vice no sé realmente en qué trabaja. Pero cuesta entender todo. Yo hace catorce años que estoy ahí, y han pasado dirigentes excelentes, profesores excelentes de primer nivel, personas que querían apoyar a la disciplina, padres que estuvieron con nosotros. Pero la realidad es que todo cansa, desgasta, porque todos los años era lucharla y lucharla. Y con ese trabajo, el fútbol tiene hoy tantos jugadores tiene en la Superliga de AFA”.

Los conductores, coincidiendo, razonaron que si el fútbol es el deporte más exitoso, que tanto les ha dado económicamente, tantos frutos y jugadores, deberían focalizar la atención allí, por más que los directivos sean o no empresarios. Y si no se entiende esto, Sebastián, vos tampoco lo podés entender: “Y no, porque te pones a analizar con la gente de ahí y de afuera, y habiendo pasado muchísimas comisiones directivas, y es difícil encontrarse todos los años en la lucha de comprar los materiales, charlas con la subcomisión, que la misma se va desgastando, donde quedó una sola persona que fue la que estuvo al pie del cañón con nosotros. Aquí, durante la cuarentena, no hubo contención de los dirigentes, y por ello los profes se han ido del club y la verdad que es lamentable porque es un club hermoso en cuanto a infraestructura, pero con dirigentes que no están a la altura, evidentemente. Y la Subcomisión de fútbol hoy por hoy está acéfala totalmente”.

En definitiva, y pasando en limpio, el Club Salto Grande pasó a ser un club sin fútbol siendo, insistimos, la disciplina que más satisfacciones les ha dado, porque les ha hecho entrar un dinero poco menos que impensado, con Leo Godoy, Marcos Senesi y ahora con Lucas Robertone, si es que en el futuro se concreta su venta (ahora es un préstamo al Almería), como así también citar a otra gran figura, aunque del Rugby, Marcos Kremer, pero que se inició en el fútbol (era arquero). Muy lejos quedó esa época dorada de la institución, con muy buenos manejos. Porque si bien en aquella inicial época de Carlos Mascimo al frente del club no era gente del fútbol, eran mentes abiertas, que luego incorporaron a Ulises García, quien hizo un gran trabajo, como así también cuando pasó por allí Martín Di Girolamo, y con ellos el fútbol estuvo muy cercano a lo profesional. Pero, ahora la situación es chocante, triste y esperemos que los dirigentes recapaciten y puedan al menos charlar con estos profes que, también tristemente, se han quedado sin trabajo. Y por ende hay jugadores que poco menos está a la deriva.

Fuente: Diario El Sol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *