Paulo Pepa Sauthier un histórico bajo los tres palos

La Pepa es uno de esos personajes únicos, de los que dejan marcas por donde pasan. No llegó al fútbol profesional porque fue “medio vago”, según como se describe. En la actualidad es socio de Patronato, Boca Juniors, Recreativo y Ceberpa. A lo largo de su carrera se asoció con varias entidades locales.

Pintoresco arquero de los ´80 y ´90.  Carismático, colaborador y según cuentan sus compañeros, un excelente amigo en el vestuario. La Pepa Paulo Sauthier charló con Mirador de Entre Ríos, sobre varios temas. El pasado, el presente y su manera de aportar su granito de arena en varias instituciones.

“Por el lugar donde nací, a media cuadra de mi querido barrio La Rana y por una cuestión familiar, me hicieron socio del Club Paraná Central. A los dos años para poder llevarme a la pileta y demás, me hicieron socio del Atlético Echagüe Club. Pasé toda mi infancia y adolescencia ahí, ese club me educó y me formó como persona”, comenzó contando el actual entrenador de arquero de Atlético Paraná, en referencia a los primeros clubes de cuales fue asociado.

Su paso por otras instituciones lo fue marcando y también a su manera quiso colaborar. “Cuando jugué en Sportivo Urquiza me hice socio del club y luego que me retiré del fútbol incursioné como socio de Alumni, colaboraba con la sub comisión de bochas y tenía un gran grupo de amigos. Que también por tiempos uno se va alejando y deja de colaborar”, aseguró la Pepa.

A la hora de marcar de que clubes es socio en la actualidad, dijo: “Soy socio de Boca Juniors, de Patronato porque considero que un club de nuestra querida Liga Paranaense esté interviniendo en campeonatos tan importantes, merecían mi colaboración. Creo que todos en la ciudad tendríamos que colaborar. Así también ocurrió cuando Paraná llegó a la B Nacional, le pedí a un dirigente que me vendan el abono, como lo tengo en Patronato”, para luego agregar: “También soy socio de Recreativo (juega en la +45, donde también resalta el grupo de amigos) y de Ceberpa desde que ingresé al banco. Con todos esos clubes hoy estoy colaborando”.

Cuando se le consultó porque era socio de estos, no dudó en destacar: “Porque quiero colaborar. Soy de Patronato para aportar mi granito de arena. Saco el abono aunque no pueda ir a la cancha. Soy socio de Boca porque lo amo y cuando puedo ir a la cancha lo hago. Recreativo me brinda las instalaciones para jugar al Básquet y Ceberpa me da lugar en el verano para poder estar cómodo con mi familia”.

EL FÚTBOL LOCAL. “A nivel liga veo que hay una restructuración y cambios importantes. Pero hace un par de años atrás, estaba en su mejor momento. Teníamos a Patronato en Primera División, a Paraná en el Nacional B y peleando el ascenso al Federal A lo teníamos a Belgrano. Todo el mismo año, increíble. Como si fuera poco teníamos a Sionista jugando en la Liga A de básquet y Echagüe en el Torneo Nacional de Ascenso. Impensado y un orgullo para mí”, destacó sobre lo que ocurría en el año 2016, donde había muchas actividades importantes en la ciudad. 

“Revolucionamos La Floresta”

A la hora de hablar del pasado y de las cosas que extraña de cuando defendía los diferentes arcos por donde pasó, la Pepa aseguró: “Extraño todo. Durante mis primeros siete año en primera, casi siempre era el más chico del grupo. Todos me consentían, los vestuarios eran geniales. Era hermoso llegar a cambiarte y vivir lo que se vivía, la felicidad era inmensa. Cualquier partido era con cancha llena. El paso del tiempo trae nostalgias, más allá que uno sigue jugando con los veteranos (forma parte de la agrupación Aatra III, de quienes también habló muchas cosas lindas) y que trabaja como entrenador de arqueros. Hay momentos donde ves una foto y se te cae el alma, porque ha pasado mucho tiempo”.

A la hora de recordar todo lo lindo que le tocó vivir, se detuvo en un plantel que considera especial. “Principalmente extraño el vestuario de Sportivo Urquiza. Habíamos llegado con un grupo de chicos, más los del club y armamos una revolución en La Floresta. Salimos campeones en el 90 y en el 93. En el 91 perdimos con Patronato la chance de ir a jugar el torneo del interior. Con ese grupo aún seguimos en contacto, tenemos un grupo de Whatsapp, nos juntamos a comer y si algún compañero está en las malas estamos todos unidos ayudando”, recalcó el ex arquero, sobre lo que pasaba a principio de los noventa en el Fortín, donde obviamente se jugaba con gente pegada a los alambrados y en las tribunas en los cuatro costados.

Para finalizar con el repaso del pasado, Paulo Sauthier con melancolía marcó: “El vínculo que uno genera en el vestuario es increíble. Además la adrenalina de un domingo levantarse, tomar mates mientras ovillas las vendas y preparas el bolso para ir a jugar. Momentos inigualables, que generan mucha nostalgia”.

EL SUEÑO DE PRIMERA DIVISIÓN. Cuando se le consultó por la posibilidad de jugar en Primera División y si aparecieron chances para ello, la Pepa dijo: “Soñaba jugar en Primera, a tal punto que en la década del 80 tuve pruebas en Newell´s Old Boys, tenía que volver, pero debo reconocer que fui un poco vago y deje pasar esa oportunidad cuando tenía que volver a otra prueba”, a lo que agregó: “Andaba bien, pero me quedé en Paraná y jugué en la Liga. Un par de años después estuve tres meses en All Boys a prueba, debía incorporarme al plantel un 2 de enero para la pretemporada y vago como era, no fui”.

“No creo que haya dejado pasar la chance, ahí era muy difícil cruzar el charco. No había Federal B, Federal A, Nacional B y tantas categorías como hubo luego. Era la B Metropolitana y el torneo de Primera División. Ahora hay muchas chances para generar un sueldo y vivir del fútbol”, remarcó quien está en el recuerdo de varios hinchas del fútbol local. Su pelo rubio, largo, característico de la época, no pasaba desapercibido debajo de los tres palos.

La Pepa trabaja como entrenador de arqueros en Atlético Paraná actualmente.

Van por el ascenso

Sauthier es el actual entrenador de arqueros de Atlético Paraná. Junto a Hugo Fontana y su cuerpo técnico, empezaron a trabajar hace un par de semanas, pensando en la reanudación del Torneo Regional Federal Amateur, que comenzará a fines del mes que viene.

“Se arrancó con todos los protocolos. Fue de buena manera y es Paraná, así que las expectativas son grandísimas, es tratar de ascender, porque es el lugar que le corresponde”, aseguró la Pepa, para luego agregar sobre el Decano que: “Tuvo uno caída, pero es un club grandísimo y merece estar más arriba. Estamos trabajando a conciencia con Hugo Fontana, Sebastián Furios y José Mancuello, tratando de dejar un equipo fuerte porque el objetivo es ascender y no sirve otra cosa”.

No lo debuto la pandemia

El ex arquero siguió trabajando durante los meses que ha durado la pandemia. Por no ser una persona de riesgo y realizar una labor fundamental, asistió con normalidad a su lugar de trabajo. Además entrenó en su casa para mantenerse en forma y no sumar muchos kilos a su peso. “Vine a trabajar desde el primer día, con todos los protocolos de cuidado. En casa tengo un espacio para poder entrenar, ahí trate de mover las piernas, hacer un poco de pesas y no irme mucho con el peso. Había alcanzado el peso después de muchos años, de mi última temporada en primera división. A eso me llevó estar viajando tres años consecutivos a Arsenal de Viale para entrenar los chicos y al plantel de primera división. Lo hacía junto a Fontana y Mancuello, dormía poco y no tenía tiempo para salir mucho, así que baje lo que estaba de más. Ahora con la pandemia subí dos kilos, pero los voy a volver a bajar”, para luego cerrar la charla diciendo: “El destino nos puso esta pandemia y hay que afrontarla unidos y sabiendo que si nos apoyamos entre todos no va a pasar nada”.

FUENTE: Mirador de Entre Ríos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *