Atlético Paraná, una buena expresión de fútbol

Ezequiel Re 

Libertad de Concordia quería jugar, pero a cada intención, Atlético Paraná le contestó con un cachetazo de gol. Y por eso goleó 4 a 2 de visitante en el partido de ida por las semifinales de la Región Litoral Sur del Torneo Federal Regional Amateur. Si bien queda la revancha a disputarse en el estadio Mutio el próximo domingo, queda claro que los concordienses deberán redoblar sus esfuerzos para conquistar la hazaña de dar vuelta la historia.  

¿Qué lectura se hace del encuentro? Del lado del local hay convencimiento que el equipo tuvo mayor volumen de juego y que la derrota fue injusta. De la visita la satisfacción que el objetivo táctico fue cumplido y con creces (y goles).  

Se trata de dos equipos al límite en sus intenciones. Es verdad que Libertad tuvo un poco más la pelota. Pero no fue inteligente. A su intensidad no le sumó orden y en consecuencia se desprotegió en el fondo. Y el Gato tomó nota de ello. Se nota que Atlético Paraná, los Play Off le sientan bien. Siente confianza en su juego, por eso acaso apuesta a una idea (de visitante) de esperar y contragolpear. Hay confianza en la defensa, recupera rápido y juega desde el medio y ahora se destapó en ofensiva.  

Los ojos futboleros miran al delantero Pablo Stupiski. Y por ahí pasa la clave. El circulo virtuoso cierra cuando el centrodelantero se hace grande en el área ofensiva y sus alrededores. Asiste y hace goles. Pero indudablemente que hay elementos que elevan niveles y se notó en Concordia. Caso Kevin Retamar y Mauro Ponce de León. Velocidad y técnica. 

De menor a mayor el Decano, y jugando un mano a mano para ascender al Federal A. Duro camino. No por lo extenso. Si por lo sinuoso. De todos modos, propios y extraños saben que el Rojiblanco tiene argumentos como para seguir escalando.